Ultimas Noticias:
recent

La otra cara de las Joyas Parte (2/2)


YHWH REGALA JOYAS

Pedirá cada mujer a su vecina y su huéspeda alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas” (Éxodo 3:22)

Este pasaje es fundamental para el entendimiento de nuestro tema, porque es la palabra el propio YHWH la que le ordena a Moisés que instruya al pueblo de Israel para que al salir de Egipto pidan a los egipcios ropa y toda clase de joyas y alhajas, y que se las pongan a sus hijos. Esto está claro y sencillo: Si YHWH mismo manda a sus siervos a ponerse joyas, ¿quién es el que lo Puede acusar de hacer mal? ¿Cómo es posible que YHWH mande a su pueblo a ponerse joyas si esto fuera malo? YHWH no hace lo malo, y si él hizo esto es porque es correcto hacerlo...

Algunos argumentan que los israelitas se pusieron aquellas joyas para que no se les perdieran en el viaje. Pero si así fuera habría sido más fácil y seguro guardarlas en sus valijas, donde guardaron el resto de su botín, copas y vasijas de oro. Los escritores bíblicos, y los historiadores seculares, testifican que en Israel nunca se prohibió el uso de joyas, ni por YHWH ni por los profetas. Siempre ha sido costumbre entre la gente de Israel el usar joyas.

Ahora, como no es fácil olvidar las tradiciones de los hombres que hemos aprendido, algunos echan mano de un último recurso: argumentan que en la versión Reina-Valera antigua dice aquí “vasos” y no “alhajas”. Naturalmente se pregunta uno cómo era que los israelitas iban a poner “vasos” de oro y plata en las orejas y cuellos de sus hijos.

Pero hay otra consideración aun más importante: la palabra que Reina- Valera antigua traduce por “’vasos”, en la revisión del 1960 se cambió a “alhajas.” ¿Por qué? Porque los traductores reconocen que la traducción correcta es “alhajas” y no “vasos”.

Lo que algunos argumentan es que aquí lo que YHWH mandó a pedir fueron vasos de oro y plata, y no alhajas, y que por lo tanto, las alhajas que los israelitas se quitaron después ya las tenían antes de salir de Egipto, así que YHWH nunca le mandó ponerse alhajas. ¿Pasará este argumento la prueba de la Escritura?

Cotejamos la palabra en cuestión con el Texto Hebreo y los diccionarios hebreos y encontramos lo siguiente. La palabra en discusión es en hebreo kely. La Concordancia de

Strong nos informa que se puede traducir de varias maneras: “algo elaborado.. . implemento, utensilio.. joya.” Lo interesante del caso es que hay por lo menos tres pasajes en los que la misma palabra kely se traduce en la Reina-Valera antigua como joyas y alhajas.

Pero todavía, los que piensan que uno peca por ponerse en el cuerpo un pedacito de metal ornamental pudieran argumentar que aquella gente no tenía esas joyas en sus cuerpos sino en sus tesoros. Véase entonces dónde era que tenían aquellas joyas, lea Éxodo 32: 2,3 a ver si no tenían los zarcillos en las orejas.

Se dice también que la razón por la que YHWH le permitió al pueblo de Israel usar joyas era porque ellos ya estaban acostumbrados al estilo de vida “pagano” de Egipto, y por eso él los toleró por algún tiempo.

Pero en primer lugar, no se confunda, no fue que YHWH les permitió ponerse joyas fue que, YHWH les mandó que se las pusieran, ¡ellos no tenían ninguna! Eran esclavos desposeídos y pobres. La teoría de que ellos tenían joyas antes de la salida se prueba errónea por el análisis que ya hemos hecho de la palabra kely y, además, lógicamente es por completo improbable que los israelitas tuvieran un caudal tan grande de joyas cuando eran simples esclavos oprimidos y privados de toda libertad. La verdad clara y sencilla es que YHWH les mandó despojar a los egipcios de sus joyas y les ordenó que se las pusieran ellos mismos como recompensa por la privación a la que estuvieron sometidos por tantos años.

Y ahora surge la pregunta: Después que YHWH sacó a su pueblo escogido de Egipto, y lo consagró para ser su pueblo, y le dio toda clase de leyes para que rigieran su conducta, ¿les dio alguna ley que prohibiera el uso de joyas y alhajas? Una prohibición así habría sido lo lógico si las joyas fueran pecaminosas y si él quería purificar a su pueblo. Pero no; no le dio ni una sola ley que prohibiera el uso de joyas. Después del Sinay, Israel siguió usando las joyas y alhajas que le había regalado YHWH mismo. ¿Acaso uno le regala algo a alguien para luego quitárselo aduciendo que es pecaminoso? No YHWH.


DONACIONES VOLUNTARIAS

Vinieron así hombres como mujeres, todos los voluntarios de corazón, y trajeron cadenas y zarcillos, anillos y brazaletes y toda clase de joyas de oro; y todos presentaban una ofrenda de oro a YHWH. ” (Éxodo 35:22)

Nótese bien que aun en la versión Reina-Valera antigua se traduce aquí “cadenas y zarcillos, sortijas y brazaletes, y toda joya [kely] de oro.”

Cuando se iba a construir el Santuario, los israelitas empezaron a traer sus joyas personales de oro y plata como ofrendas para YHWH. Note que YHWH no los obligó a deshacerse de sus alhajas. La orden era: “Tomad de entre vosotros ofrenda para YHWH; de todo generoso de corazón la traeréis.” Y la respuesta fue: “Y vino todo varón a quien su corazón estimuló, y todo aquel a quien su espíritu le dio voluntad (vs. 5,21).

De manera que ellos donaron sus joyas para el Santuario voluntariamente y no por obligación. Tan es así que, cuando los constructores vieron que tenían suficiente ma­terial hicieron que Moisés le impidiera al pueblo traer más. La pregunta es: Si el propósito de YHWH en permitir que los israelitas salieran de Egipto llenos de joyas era para después quitárselas y construir el Santuario, ¿por qué no se las quitó todas para despojarlos totalmente? En primer lugar, no les quitó ninguna joya en absoluto, porque ellos las dieron voluntariamente. En segundo lugar, cuando hubo suficiente para la construcción, el pueblo se quedó con el resto del cargamento de joyas, muchas de las cuales habían “puesto sobre sus hijos” (Éxo. 36:7-11).

Se aduce el pasaje de Éxodo 33:2 en adelante como prueba de que fue malo que Israel tuviera aquellas joyas porque las usaron más tarde para hacer un ídolo de oro. Pero el pasaje no dice que ellos pecaron por llevar las joyas. De hecho YHWH mismo se lo había ordenado. El problema fue que ellos usaron esta bendición de YHWH para hacer un becerro de oro y adorarlo. Moisés dijo: “Este pueblo ha cometido un gran pecado” (32:31). ¿Y cuál fue ese pecado? “Se han hecho una deidad de oro.” Este fue el pecado, la idolatría. Si el llevar las joyas hubiera sido el pecado entonces YHWH mismo los habría incitado a pecar porque él les mandó ponerse las joyas. Pero él les había prohibido hacer ídolos y adorarlos, y ese fue el pecado en este caso. Así que fue por este pecado que YHWH les quitó la bendición del oro que él mismo les había dado. ¿No lo ve? EI quitarles las joyas fue un castigo por su idolatría. Ahora bien, uno no castiga a nadie por medio de quitarle algo que es malo sino por medio de quitarle algo que es bueno. De modo que este caso no puede citarse legítimamente para decir que YHWH prohibió el uso de joyería. Este no sería a un uso adecuado de las Escrituras.


JOYAS PARA EXPIACION

Por lo cual hemos ofrecido a YHWH ofrenda, cada uno de lo que ha hallado, alhajas de oro, brazaletes, manillas, anillos, zarcillos y cadenas, para hacer expiación por nuestras almas delante de YHWH.” (Números 31 :50)

Aquí la versión Reina-Valera antigua traduce la palabra keIy de dos maneras: primero como”vasos” y luego como “alhajas”. En este caso se trata obviamente de alhajas que los israelitas tomaron como botín de Madián. ¿Y qué hicieron con todas aquellas alhajas de oro, brazaletes, manillas, anillos, zarcillos y cadenas? Nos dice el registro sagrado que las ofrecieron a YHWH “para hacer expiación por sus almas delante de YHWH” (¡Qué interesante!)

Tomaréis luego el Arca de YHWH, y la pondréis sobre el carro, y las joyas de oro que le habéis de pagar en ofrenda por la culpa, las pondréis en una caja al lado de ella…” (1 de Samuel 6:8, 15)

Aquí también la versión Reina-Valera antigua traduce la palabra kely como alhajas; y otra vez se dice que dieron alhajas para hacer expiación por la culpa.


LAS JOYAS DE LA NOVIA SIMBOLO DE ISRAEL

Hermosas son tus mejillas entre los pendientes, tu cuello entre los collares. Zarcillos de oro te haremos, tachonados de plata.” (Cantares 1: 10,11)

Prácticamente todos los comentadores bíblicos creen que el Cantar de los Cantares es el poema del Mesías y la Congregación. El Novio representa al Mesías, y la Novia representa a su Congregación. Y fíjese cómo en este pasaje se describe con aprobación a la Novia como “hermosa” con pendientes, collares, zarcillos”. No se dice que esta “pecaminosa” sino “hermosa.”

Alguien podría argumentar: “Pero lo que sucede es que Salomón usa ese lenguaje porque es un hombre corrupto, acostumbrado al trato con muchas mujeres.” Pero un comentario bíblico conservador (ASD) descarta esa interpretación al decir:

‘Asumiendo que el cantar de Salomón es una unidad y que el matrimonio que celebra es el de Salomón, parecería así que él escribió el Cantar en los días de su juventud. Se describe a la Novia como una campesina sulamita. … Este tipo de relación haría de esta historia del matrimonio de Salomón una ilustración más apropiada de la relación entre [el Mesías] y la iglesia”. (Tomo 3: página 1110)

Así que, otra vez, a una mujer que es símbolo de la Congregación se la describe como usando joyas.


UN REGALO DE YHWH PARA SU PUEBLO

…9 Te lavé con agua, y lavé tus sangres de encima de ti, y te ungí con aceite; 10 y te vestí de bordado, te calcé de tejon, te ceñí de lino y te cubrí de seda. 11 Te atavié con adornos, y puse brazaletes en tus brazos y collar a tu cuello. 12 Puse joyas en tu nariz, y zarcillos en tus orejas, y una hermosa diadema en tu cabeza. 13 Así fuiste adornada de oro y de plata, y tu vestido era de lino fino, seda y bordado..

” 17 Tomaste asimismo tus hermosas alhajas de oro y de plata que yo te había dado, y te hiciste imágenes de hombre y fornicaste con ellas.” (Ezequiel 16: 1-19)

Este pasaje debe leerse en su totalidad para apreciar la fuerza de su lenguaje. Aquí nuevamente se utiliza a una mujer como símbolo de la Congregación, la esposa espiritual de YHWH. Nótese bien cómo se habla de las joyas como un regalo de YHWH para su pueblo; y se mencionan brazaletes, collares, joyas, zarcillos, diademas de oro y plata (vs. 11,12) Y se los llama “hermosas alhajas que yo te había dado” (v. 17). Un detalle interesante que comentaremos más adelante es que la diadema se presenta aquí como una bella alhaja ornamen­tal; y recuerde que la mujer de Revelación (Apocalipsis) 12 tiene también una diadema en la cabeza). Todo esto concuerda con Isaías 61:10, donde se muestra que las novias israelitas se adornaban profusamente con joyas, y esto con la aproba­ción de YHWH.

Preguntan algunos: “¿No debemos ser diferentes de los paganos?” Si, debemos. Como también lo eran los israelitas en tiempos antiguos. Aun cuando usaban joyas eran el pueblo escogido, un pueblo diferente. Pero el usar o no usar joyas no es lo que hace la diferencia. La diferencia está en la adoración verdadera. No es la apariencia exterior, que puede ser engañosa, sino en lo interior del corazón, con la adoración pura en espíritu y en verdad al único Poderoso verdadero YHWH, en la observancia de sus mandamientos, sus Sábados, sus leyes sobre comidas limpias, sus días de fiesta. ¿Tienen los paganos todo esto? ¿Verdad que no? Entonces somos diferentes en verdad.


SE CONDENA LA ARROGANCIA

16 Por cuanto las hijas de Sión se ensoberbecen, y andan con cuello erguido… 18 Aquel día quitará YHWH el atavío del calzado, las redecillas, las lunetas, 19 los collares, los pendientes y los brazaletes, 20 las cofias, los atavíos de las piernas, los partidores de pelo, los pomitos de olor y los zarcillos, 21 los anillos, y los joyeles de las narices, 22 las ropas de gala, los mantoncillos, los velos, las bolsas, 23 los espejos, el lino fino, las gasas, los tocados. ” (Isaías 3: 16-26)

Este es el pasaje que con mayor frecuencia se utiliza para “demostrar” que es pecado usar joyas. Se dice que aquí YHWH reprende a las mujeres de Sión por usar joyas.

Enseguida surge la pregunta: ¿Cómo es que YHWH manda a las mujeres israelitas a ponerse joyas en Éxodo 3 :22 y después las reprende porque usan joyas? ¿No hay algo raro aquí? ¿O es que no se están interpretando correctamente las Escrituras?

Lo que sucede es que algunos lectores no se han dado cuenta todavía de qué es lo que dice este pasaje de Isaías. Los que malinterpretan este pasaje caen en una contradicción embarazosa: Si las cosas que YHWH les iba a quitar a las mujeres de Sión eran cosas pecaminosas y prohibidas, entonces ¿cómo es que todavía las esposas de muchos de esos predicadores usan “redecillas”, “partidores de pelo”, “pomitos de olor [0 sea, perfumes]“, “bolsas”, “espejos”, y “tocados [o sea, peinados y adornos en la cabeza]? Y hasta tienen “tocadores’, con su espejo y todo, para peinarse y arreglarse, y hasta ponerse cosméticos en la cara, como polvo, base, y en algunos casos hasta un poco de color.

Todas estas cosas se mencionan juntas con los brazaletes, anillos y joyeles que YHWH les iba a quitar a las mujeres de Sión. ¿Qué sucede con los interpretadores de la Biblia? ¿Por qué condenan unas cosas y otras no? O todos los artículos de esa lista son malos, o ninguno es malo. Si YHWH condena esa lista de artículos, entonces los predicadores tendrían que recoger de sus feligreses los espejos, los perfumes, y las peinillas.

¿Ridículo? ¡Claro que es ridículo! Toda esa interpretación del pasaje es ridícula y contradictoria. ¿Por qué ha de ser pecaminoso un collar, y un espejo no? ¿Por que ha de ser pecado usar unos zarcillos de cuatro dó1ares y no es pecado llevar un reloj de 700 dólares? (Si lo que se quiere es ver la hora, los relojes de quince dólares funcionan muy bien).

¿Cuál es entonces el entendimiento correcto de este pasaje de Isaías? La clave la dan los versos 16 y 17. Lo que YHWH está diciendo es que a causa de la soberbia, el orgullo, la arrogancia, la altanería de las mujeres de Sión en el tiempo de Isaías, él les iba a quitar todos los hermosos adornos que él mismo les había dado (Eze. 16: 12, 17).

El pecado de ellas no era el uso de joyas. Su pecado era la arrogancia que había en sus corazones. Como dice un gran comentador bíblico: “Bajo un atuendo costoso puede haber una mente humilde”, (como también tras un rostro sin adornos puede haber un corazón arrogante y corrupto).

Daniel fue uno de los santos que no se “contaminaron” con las costumbres de Babilonia, y sin embargo, aun en su vejez, usaba un collar de oro (Dan. 5:29).


NUEVO ARGUMENTO

Algunas personas, después de ver la evidencia bíblica de que el pueblo de YHWH siempre usó joyas y YHWH no los condenó por eso, presentan el siguiente argumento:

Está bien que en los tiempos del Antiguo Testamento se hablaba de las joyas como de algo bueno en sí mismo, pero esto se debe a que aquellos eran tiempos de tolerancia. Pero una vez llegado el Nuevo Testamento se prohibió el uso de joyas, y se habla de ellas como algo malo.”

¿Quiere usted ver la evidencia de que esto no es así? En la parábola del hijo pródigo, el padre representa a YHWH, y el hijo que se va del hogar representa al pecador desheredado que se arrepiente y vuelve al Padre (Lucas 15:11-24). Note que cuando el hijo regresa al hogar el padre manda, entre otras cosas, que le pongan un anillo en la mano (v. 22). Si el Maestro desarrolla esa parábola para ilustrar el trato de YHWH con sus hijos, ¿por qué intro­duce ese elemento del anillo? Esto sencillamente nos deja ver que en la mente del Maestro no existía el concepto moderno de que las joyas son pecaminosas. No sólo le puso un anillo, ¡sino que también le hizo una fiesta, con baile y todo! (v. 25).

¡Cuán equivocados estamos al tratar de juzgar a los personajes bíblicos con base en nuestras propias ideas preconcebidas, prejuiciadas e ignorantes de la verdadera tradición hebrea bíblica!

En Jacobo (Santiago) 2:2-4 se nos presenta un pequeño asomo de la mentalidad de la Congregación Nazarena primitiva. Jacobo no habla contra el varón con anillo de oro que entra a la sinagoga (así es como dice el texto griego, “sinagoga”) de los creyentes; él habla contra los que muestran favoritismo al dar los mejores asientos a los hermanos de mejor posición social, en detrimento de los más pobres. Evidentemente eso ocurría en algunas congregaciones, y se muestra con esto que los creyentes en aquel tiempo aceptaban a los hermanos con sus anillos. Algunos argumentan que el varón de este pasaje no es un miembro de la congregación sino un visitante. Pero ¿dónde está la prueba de ello?

Otro dato interesante: En Revelación (Apocalipsis) 1:13 se describe al Mesías glorificado en el cielo con un “cinto de oro” en el pecho. Aquí no se trata de una corona de oro que pudiera interpretarse como necesaria para representar realeza. Esto es un cinto orna­mental de oro que el Mesías lleva puesto. La prueba de que los cintos de oro no son un símbolo de realeza la tenemos en Revelación 15:6. Aquí se describe a los siete ángeles como llevando cintos de oro alrededor del pecho. Así que el cinto de oro no indica realeza, porque esos siete ángeles son más bien agentes de destrucción en este pasaje.


LA NOVIA DEL CORDERO

Finalmente tenemos el pasaje más esclarecedor de todo el “Nuevo Testamento”.

Revelación 21:2. Aquí se describe a la Nueva Jerusa­lem, símbolo de la Comunidad del Mesías, como una Novia ataviada para su marido. Nótese la palabra “ATAVIADA”. El que desconoce el uso bíblico de esta palabra pudiera pensar que se refiere al traje de novia. Pero no es así. En la Biblia la palabra “atavío” se refiere a los adornos con que se engalana una persona. Por ejemplo, en Éxodo 33:4 se habla de los israelitas que en ocasiones de luto se quitaban sus atavíos. Obviamente no se refiere a sus ropas sino a sus adornos. Y así se habla de “te atavié con adornos y…brazaletes” (Eze. 16: 11); “pintaste tus ojos, y te ataviaste con adornos” (Eze. 23:40); “aunque te adornes con atavíos de oro” (Jere. 4:30).

De modo que, según la evidencia escritural, se compara a la Ciudad Santa con una novia ataviada, es decir, adornada con sus joyas para la boda; y ésta es símbolo de la Comunidad del Mesías. ¿Por qué Juan compara esa ciudad con una novia? Basta con leer Revelación 21:9-21 para ver la razón: ¡estaba adornada con “toda clase de piedras preciosas!” (V. 19).

Otro argumento que presentan algunos contra toda esta clara evidencia bíblica es este: “La mujer de Apocalipsis 12, que es símbolo de la Iglesia, se presenta sin ningún adorno; mientras que la ramera de Apocalipsis 17, que es símbolo de la religión falsa, se presenta como adornada con joyas”.

Este argumento es erróneo por las siguientes razones: (1) En primer lugar, ya hemos visto que otras mujeres simbólicas de la Congregación se describen como usando joyas (incluso la Nueva Jerusalem, la Esposa del Cordero – Apoc. 21 :9).

Además, el detalle de las joyas de la ramera simbólica se presenta obviamente para indicar que es una mujer rica y no para indicar que es ramera (véase Rev. 18:11-­17).

Si es malo usar joyas porque se presenta a esa ramera con joyas, entonces es malo vestirse de rojo y de púrpura, porque se la presenta vestida con esos colores.

Además, no es verdad que la mujer de Revelación 12 no tenía ningún adorno. Ciertamente tenía una corona de “doce estrellas.” Note que no dice “una corona con doce estrellas” sino “una corona de doce estrellas”. Esto, es, una corona formada por las mismas doce estrellas. Eso indica que no se trata aquí de una corona de reina, sino de una corona de novia.

Esta es la misma “diadema de hermosura del remanente” (Isa. 28:5); esta es la “hermosa diadema en la cabeza” de la Novia Israel (Eze. 16: 12); esas estrellas son las “piedras de diadema” con las que se compara a los hijos de YHWH (Zac.9:16).

Esas doce estrellas que forman la corona de la Asamblea de YHWH son las doce tribus de Israel. La mujer de Revelación 12 se representa con una diadema para indicar que es una mujer casada, que va a dar luz legítimamente porque está casada con su marido, y como mujer casada lleva todavía la diadema ornamental del casamiento. Hasta el día de hoy las novias se atavían generalmente con una diadema con brillantes, aunque sea de fantasía.

Personalmente no uso ninguna case de joyas. Pero esto no me da derecho a condenar a los que las usan. He conocido a personas religiosas que no usan joyas, y sin embargo están llenas de hipocresía, chismería, egoísmo, crítica, y odio. Sin embargo conozco a otros creyente que usan joyas, y han demostrado estar llenos de sinceridad, compasión, consideración, fe, paciencia, tolerancia, respeto, y todas las gracias que adornan a personas llenas de espíritu santo. Yo no tengo dudas en cuanto a cuáles de ellos se podrían clasificar como paganos. Solo es cuestión de poner las cosas en su justa perspectiva.

Lo que YHWH condena obviamente es el exceso. Todo exceso es malo, y esto aplica también al uso de joyas, lo mismo que al uso de la comida. Aun el comer en exceso es malo. Pero uno no puede condenar el comer, sólo porque la glotonería es pecado. Un poco más de sabiduría en nuestras evaluaciones, y un poco más de amor en nuestros juicios, nos evitaría el error de ofender y condenar a quienes el Todopoderoso no condena.

¿Cual es tu opinion sobre este acerca de este tema? ¿Estas deacuerdo con esta entrada? Dejanos tu commentario y no te olvides de participar en la encuesta sobre este tema!

Fuente: Raiceshebreas.info

Todo Adventista Techs

Todo Adventista Techs

Nos encanta escribir y informar a las personas de nuestra comunidad cristiana-adventista sobre lo que esta pasando en nuestra iglesia, ademas de tambien dar recursos para el crecimiento espiritual de nuestros lectores. Esperamos que la informacion que compartimos en este blog, sea de bendicion para todos ustedes. -Todo Adventista Techs

1 comentario:

Anónimo dijo...

En el nuevo testamento la palabra de Dios es categórica en decirnos que no debemos usar atavíos de oro. El árbol se conoce por su fruto. Seamos luz y no tinieblas. Somos un pueblo particular diferente al mundo.El adventismo de hace cincuenta años no se parece al de hoy pero Dios tiene su REMANENTE.

Entradas populares

Con la tecnología de Blogger.